Conociendo a los personajes. Silvia

Seguimos con el repaso de los personajes. Es el turno de Silvia. Al contrario que nuestro protagonista principal, Silvia está totalmente basado en una persona real. En realidad, en el primer borrador de Hasta que la muerte nos reúna, Silvia era la protagonista y estaba narrado en tercera persona. Finalmente decidí que fuera la compañera de nuestro protagonista.
Como siempre, AVISO: SI NO HAS LEIDO TODOS LOS CAPITULOS PUBLICADOS, NO SIGAS. PUEDO CONTAR PARTES IMPORTANTES DE LA TRAMA.
Silvia es el personaje que más cariño tengo de toda la obra. Como he dicho antes, está basado cien por cien en alguien real. Se trata de una chica que conocí hace muchísimos años. Mucho antes de formar la familia que tengo hoy en día. Era la camarera de un bar que solíamos frecuentar los amigotes en el barrio. Si bien nunca formó parte íntegra de nuestro grupo, en más de una ocasión salió de fiesta con nosotros. Como era de esperar, yo quedé totalmente enamorado de esa chica. Como describo en la historia, no es una mujer que destaque especialmente por su figura top. En la época en la que la conocí, era más bien rellenita. Actualmente, desconozco su aspecto, pues perdí su pista. Pero me dejó marcado para siempre. Silvia (su nombre real también lo es), trabajaba en un bar. Era huérfana de madre, y las amistades de su padre no eran las más recomendables. Se crió entre gente con pocos recursos. O incluso gente con problemas con la autoridad. Le gustaba (como digo, le perdí la pista hace muchos años), el montañismo y las acampadas. En el tema sentimental, siempre tuvo un tira y afloja con un amigo de la infancia. Algo que siempre me fastidió. Aunque nunca tuve el valor de intentar nada con ella.
Nuestra Silvia, la de la novela, es similar. Una chica, en principio poco agraciada físicamente, pero que cuando la conoces te quedas prendado con su forma de ser. Espontanea. Fuerte mentalmente. Experimentada en fracasos. Algo que impresiona sobremanera a nuestro protagonista. Ella se siente atraída por él, desde el momento en que la ayuda cuando es apuñalada. Ambos se sienten atraídos. La situación comprometida en la que se ven envueltos, ayuda bastante. Aunque no es hasta bien avanzada la trama, cuando por fin se abren.
Cuando comencé con el primer borrador, la trama circulaba alrededor de ella. A medida que escribía los capítulos, me parecían demasiado pobres rozando lo previsible y para nada eran lo que son a día de hoy. Ese primer borrador, lo descarté. Empecé uno nuevo, siendo nuevamente Silvia la protagonista. Cambie tramas y personajes con los que se cruzaba. Otra vez, no me convencían. Pasaron meses, hasta que retomé de nuevo la idea. Porque la idea sigue siendo la misma. Solo que esta vez, decidí contarlo en primera persona. Cuando me quise dar cuenta, había vuelto a incluirla en la historia. En ese momento, tenía claro que debía mantenerla. Creo que hice bien. Pues la motivación de nuestro protagonista, será siempre Silvia. Esa chica con la que se encuentra en una gasolinera. Esa chica que es abandonada por el grupo de amigos con los que estaba. Ella también necesitaba un complemento para continuar.
Para terminar, os dejo una imagen de cómo me imagino a Silvia cuando escribo.

Comentarios